Blog

¿Feminista yo?

descarga

Estamos muy cerca de una fecha trascendental para nuestra sociedad, para el futuro. El de todos. Mujeres, hombres, niños y niñas.

El 8 de Marzo ha sido convocada, no sin mucho esfuerzo, una huelga general feminista en España. Una huelga para reivindicar los derechos de la mujer, para tener más cerca una sociedad en la que todos sus individuos puedan progresar y crecer.

Pero resulta que hoy, 23 de Febrero, llevo dos bofetadas de realidad que me han traído hasta esta pequeña ventana al mundo. Y las dos provienen de mujeres, jóvenes y con el mismo discurso. Tras ofrecerle cualquiera de los títulos que tenemos en relación con el tema, las dos me han respondido de igual manera: Yo nunca seré feminista. Igual que los hombres sí, pero feminista no.

Claro, yo me quedo idiotizado ante tal despropósito (cosas de estar de cara al público tantas horas). Les intento comprender y les pregunto la razón. Sólo una de ellas (la otra se ha ido, directamente) me ha respondido: ¿Cómo quieres que sea feminismo si yo creo en la igualdad y el feminismo es  poner a la mujer por encima del hombre?

¡Boom! Nada mejor que una onomatopeya para expresar mi cara.

Pues nada, que ya tenemos la igualdad, ya vivimos en igualdad y los viejos de cuarenta años que leímos a Simone de Beauvoir no nos hemos enterado.

Por favor, Montañeros, amigos, iluminadme, porque algo se está haciendo mal. Terriblemente mal.

Anuncios

Presentación de “Con todo este ruido de fondo o el Imperio de las luciérnagas” de Vicente Velasco Montoya

27748050_2010867675821696_1346321621466987042_o
Vicente Velasco

Gracias amigos por asistir a la presentación de mi tercer libro de poemas, “Con todo este ruido de fondo o el Imperio de las luciérnagas”, (Chamán Ediciones, 2018).

Fue una velada donde el amor y la revolución estuvieron más que presentes.

Os quiero. A todos.

27709627_2010867622488368_6601870278987440453_o
Vicente Velasco e Inocente Cánovas

Espido Freire en La Montaña

27750444_2012743868967410_1462861329074091102_n
Espido Freire y Ana Escarabajal

Ayer tuvimos el honor de recibir la visita de la aclamada escritora Espido Freire. Con ella conversó nuestra amiga y librera Ana Escarabajal. Fue una velada en la que todos pudimos apreciar la calidad y humana y artística de Espido.

Gracias a todos los asistentes (fue un llenazo) y gracias, como no, a Espido por elegirnos.

Te esperamos de vuelta muy pronto, amiga.

 

27982735_2012743988967398_9121446982554634574_o
Espido Freire

Un año lleno de recuerdos.

Este 2107 ha sido un año repleto de inolvidables momentos e irrepetibles encuentros.

24255119_1978593235715807_5938953267118742366_o
Vicente Velasco montoya, Ángel Paniagua, Antonio Marín Albalate y José Siles

 

fhg

fgh
La Montaña Mágica Librería

fdg

josedas
José Daniel Espejo
carbonell
Vicente Velasco y Pablo Carbonell

sdsdsds

sasasasasasa
José Alcaraz y Manuel Salinas
2
Vicente Velasco y Premio Mandarache
primera-catedral-8
Vicente Velasco

16179759_1835752513333214_4091568980124300577_o

a
Premio Mandarache y Vicente Velasco

2

Este 2017 fue inmenso, gracias a vosotros.

wantass
LA Montaña os quiere a todos, y lo sabéis.

 

Queremos compartir con todos vosotros (clientes, amigos, non-stop-kultur-men y demás flora) nuestra alegría porque este 2017 ha sido un año espectacular en todos los sentidos para La Montaña. A pesar de los vientos en contra (ya sabéis, crisis, ebooks y caminantes blancos), este año hemos vivido un pleno asentamiento como librería de referencia en nuestra ciudad. El calor que hemos recibimos día a día solventa cualquier dificultad que se nos haya puesto delante.

En este 2017 hemos crecido como librería independiente, como personas y como libreros, por lo que recibimos de parte del equipo de Mandarache (gracias, sois los mejores) el premio a la mejor labor de difusión de la lectura. Este galardón nos confirma que la labor iniciada en Abril del 2016 con nuestra Agenda Cultural ha dado sus frutos. Por ello, nos decidimos por ampliar el espacio hábil de la librería, creando ese nuevo rincón que tanto os gusta.

2
Vicente Velasco y Premio Mandarache

 

Sentimos, ciertamente, que los objetivos que nos marcamos al iniciar esta aventura han sido alcanzados. Y nos encontramos ante otros nuevos que abarcaremos durante el próximo 2018.

Retos grandes, no lo dudéis, Viene un año con grandes sorpresas para todos. Estad atentos.

Aunque sabemos que nada de esto hubiese sido posible sin vuestro amor y cariño.

No vamos a dar nombres. Todos sois La Montaña.

¡Feliz 2018!

Os queremos, por ello os aconsejamos.

En primer lugar, y más importante, felicitar a todos nuestros clientes por la Felicidad que traen a La Montaña todos estos días. Gracias por elegirnos y porque, sabemos, nos seguiréis eligiendo. Pero, ante todo, gracias por comprar libros en librerías, sean las que sean. Y si son independientes, mejor que mejor.

¿Por qué? Os podría dar la tabarra con muchas obviedades, pero me centraré en tres:

1 – No tendréis mejor trato ni asesoramiento que en una librería independiente. La razón es clara: La persona que se atreve a poner una librería es porque le gustan Los Libros y la literatura. Por ello, podréis tener unas sanas e higiénicas conversaciones metalingüísticas llegado el caso y sentiros un poco menos solos.

2 – Estáis generando riqueza desde abajo y, muy probablemente, creando un puesto de trabajo que será, sin lugar a dudas de calidad y bien remunerado, no como en otros centros librescos y demás.

3 – Fomentáis la autogestión cultural y participáis de ella. Una librería independiente es “un lugar donde suceden cosas”, y ahí podéis entrar cada uno de vosotros de muy diversas formas. Disfrutad y disfrutadnos.

Por otro lado, os invito a no comprar por internet más de lo necesario. Es sin duda el rasgo de estulticia más grande dentro de la era consumista que estamos viviendo. Y en esta reflexión hago partícipe a cualquier tipo de negocio. Voy a centrarme, brevemente, en dos puntos cruciales y allá cada uno:

A) El caso de los repartidores que subcontratan Amazon y Compañía trabajan por unos sueldos y condiciones miserables, así que después no salgáis con la camiseta de los Ramones a denunciar cualquier tipo de injusticia y tal. Para informaros sobre este asunto sólo tenéis que buscar en vuestro buscador favorito e investigar unos minutos.

B) No vale la pena que vayáis por el mundo con el medidor de “qué pocas librerías tiene mi ciudad = ¡Qué desastre!” si no viene acompañado de un apoyo comprometido y total a este sector. Y más todavía si sois escritores en ciernes. A poco público llegaréis si creéis que podéis prescindir de las vetustas librerías de las que hablo y a las que pertenezco.

bor

Por último, mil gracias a todos los que seguís apoyándonos, a nosotros y a todas las librerías de este país. Gracias por ser pacientes en las colas que se forman estas fechas, por se comprensivos con la tardanza de los libros que nos pedís, por las recomendaciones, por el aprendizaje que vivimos junto a vosotros.

Os queremos.

¡¡¡Feliz entrada de año!!!

En vivo y en directo (y II)

Acaba de entrar una pequeña niña de la mano de su madre. La sonrisa velada de esta última y los ojos abiertos y limpios de la “princesita” me hacen prepararme para lo mejor.

-¿Ha pasado ya? -me pregunta la niña, asomándose al mostrador.

-¿Quién, cariño? -le respondo.

-¡Pues Papá Noel!- acaba por increparme con gesto de incredulidad

-¡Claro! ¡Claro! -respondo raudo- Vino a las cinco de la madrugada y estuvimos hasta las ocho embalando paquetes.

-¿Sí?

-Sí.

-¿Sí? ¿De verdad?

-Sí, de verdad de la buena.

-¿Sí?

-Que sí

-¿En serio, Mamá? -le pregunta inquieta a su madre.

-Pues este hombre sabrá a la hora que se ha levantado -responde con sorna la Señora.

-Bufff…muy temprano.

-¿Sí?

-Eh, sí.

¿Entonces Papa Noel ya no vuelve?

-El año que vuelve, cariño.

((((Silencio)))

(((Silencio)))

-¡Mamá, vámonos que aquí no hay nadie!

 

Pues eso, queridos Montañeros. Nada como la sinceridad infantil.

 

 

En vivo y en directo (I)

Acaba de pasar en La Montaña.

Una mujer con acento muy europeo, a saber de qué parte del Imperio Austro-Húngaro, entra en la librería y me pregunta por “El origen de las especies” de Darwin.

Resulta que tenemos tres títulos diferentes, uno publicado en Nórdica que es una maravilla, pero no éste en concreto.

Le comunico que se lo puedo pedir. En menos de 48 horas está en sus manos.

-No, Para eso lo compro en Amazon, que es más fácil -me responde con ese estilo cortante seco, habitual en ciertos extranjeros al hablar el castellano.

Pues nada, Señora. Que algún día la Darwin se le aparezca y le regale el don de la evolución, porque con lo poco que he visto de usted…

 

 

Elige tu propia aventura

Seguro que todos los nacidos durante la segunda mitad de los años 70 recordarán los populares libros titulados “Elige tu propia aventura”, en los cuales ibas saltando de página en página según las diferentes opciones que te daba el narrador de turno. No eran, ni por asomo, libros de calidad, pero a más de uno nos hizo de buen acompañante durante alguna tarde de verano.

Pues bien, el que os escribe, ya crecidito y muy lejano de aquellas tiernas edades, fue eligiendo su propia aventura, como aquél que dice. Y llegué a forjar de la nada esta librería que bien conocéis como La Montaña Mágica. A partir de aquí, me dije: Alea iacta est.

Y aquí estamos viviendo una auténtica montaña rusa (como me bautizaron las chicas de la Biblioteca del Ramón Alonso Luzzy), un devenir incierto pero nada aburrido, cierto es.

Lo peor es que,  a veces, el narrador de esta parte de mi historia se pone un poco esquizofrénico y me pone en situaciones que, como poco, me quitan la respiración.

Un ejemplo claro os lo voy a a ilustrar ahora mismo. Entra a la librería un hombre ya entrado en años, posible jubilado, con rostro afilado y gafas de montura insoportable. en sus manos, me doy cuenta nada más verlo entrar, lleva enrollado un cuadernillo de publicidad de alguna gran superficie.

-Oye -me dice el caballero-. El último de Ken Follet.

-Claro- le respondo, y tomo rumbo a una montaña de libros marrón caquita.

-¿Cuánto cuesta?- me pregunta. Y a mí, con el ejemplar ya en las manos, me dio mala sensación la cosa.

-Pues xx,xx euros.

-Ah, bien.

-¿Se lo envuelvo? ¿Es para regalo? -le pregunté ansioso de cerrar la venta.

-Pues mira, te quiero enseñar una cosa.

El horror y el esperpento hicieron, de pronto y sin previo aviso, acto de presencia en La Montaña. De pronto, el hombre mayor desplegó la publicidad ante mi cara y señaló con su dedo índice, como Colón el Nuevo Mundo, a Ken Follet con un x% de Descuento, una maldita miseria por la que muchas personas luchan como si les fuera el honor en tremenda hazaña.

¿Y? -le respondo dsitraído sin hacerme el enterado.

Hombre, si me haces una rebaja mejor – me contestó con media sonrisa el pájaro viejo, porque era una pájaro viejo. – Así, además, me ahorro de tener que darme un largo paseo hacia el  xxxxxxxxx.

Bien, este es el momento en el que el jodido escritor en este libro de mierda de “Elige tu propia aventura” te pone tres opciones:

1) Le haces el descuento automáticamente y quedas genial con el cliente (porque dicen por ahí que siempre tiene la razón) mientras te quedas con un dolor de estómago que puede durarte una par de días. Pasa a la página 34

2) Te niegas a hacerle el descuento. Le discutes su actitud y le explicas que los libros cuestan lo que cuestan, que tú no le pones el precio, que tu margen es una mierda, que los pequeños comercios por allí, que el Tajo Británico & CO es Satanás, etc. Pasa a la página 66

3) Le miras fijamente a los ojos, no respiras, no pestañeas, el silencio lo invade todo. Dentro de ti nace un Sol inmenso que puede quemarlo todo, despierta un León sediento de sangre y tu Corazón late con al intensidad del Cosmos. Pasa la página 1, vuelve a empezar, nenico.

images

Pues eso. ¿Que elección harías vosotros, amigos Montañeros?

Iluminadme, por favor.

 

 

 

 

El libro más robado del mundo

desa

El pasado Sábado, casi a la hora del cierre, apareció un joven que se iba de viaje e iba buscando, con verdadero empeño, el Libro del desasosiego del portugués Fernando Pessoa. Decía haberlo buscado por varias librerías de la ciudad (?¿) y no haber tenido suerte.

Allí me encontraba yo, con uno de mis clientes habituales, Pepe Olmos, presto a solucionarle el aprieto intelectual, cuando por mi cabeza me asaltó una sombra inevitable: ¿Cuántos días hacía que no veía ese libro por las estanterías? Suele ocurrirme que cuando me solicitan un título (de los clásicos, claro está) y me entra cierto nerviosismo es porque, como poco , me va a resultar difícil dar con él. Y éste era el caso.

La búsqueda, en principio, debía ser sencilla. En la base de datos me salía en existencias, la localización bastante clara, pero no había manera. Pepe Olmos, con el gesto de generosidad que le caracteriza, me ayudó en la búsqueda ante la intranquilidad de nuestro huesped.

-Si no me lo han birlado, tengo uno para ti – le dije al cliente.

-Ya estás como Diego Marín – me interpeló con mofa Olmos.

-Más quisiera yo.

Pues bien, birlado estaba. El pobre hombre se tuvo que ir sin su cuota de desasosiego y yo  me quedé con un poco de humo en la orejas. Ya estábamos otra vez con lo mismo. Y es que cada vez que se acercan las fechas señaladas de Navidad o del Día del Libro hay un libro que desaparece como por arte de magia: El libro del desasosiego.

Y no llego a entender el fenómeno en su completa complejidad. Sí que es verdad que Pessoa se ha reivindicado en los último tiempos. En mi librería han venido personas de lo más variopintas preguntando por este libro o por la propia poesía del autor lisboeta. Gente que, a ciencia cierta, no se les puede considerar como buenos lectores pero que, por algún motivo desconocido, consideran que los Planeta (al grupo también lo incluyo), los Dan Brown y los Paulo Coehlo son papel higiénico para el inodoro.

por-donde-mea-ninguna-es-fea

Supongo que como regalo funciona genial. Regalarle a un posible ligue uno de los libros más melancólicos e introspectivos de Iberia es la mejor manera de parecer sensible. Porque hay una cosa que tengo clara: La gente lo roba para utilizarlo como regalo, no para leérselo. Y debe de haberse corrido la voz de que nosotros tenemos siempre la exquisita edición de Pre-Textos, porque ya van varios en los casi dos años que llevamos abiertos.

Y fijaos que he tenido que sufrir hurtos, sisas y malabarismos varios durante este tiempo. Desde amigos escritores que se roban a sí mismos sus preciadas publicaciones, hasta amigos autores que piden el libro de otro amigo autor para robarlo posteriormente. Menos mal que estas cosas quedan entre autores y amigos y demás.

Pero este hecho en concreto me tiene perturbado. Me dije: Nene, esto lo tienes que escribir.

El espíritu de denuncia me invadió y aquí estoy, llorando delante del teclado ante lo imposible. Pessoa es Mainstream, nos lo han robado de nuestro corazón. Dentro de poco, muy probablemente irá la gente por Cartagena diciendo cosas como “Ser comprendido es prostituirse” o “Vivir me parece un error metafísico de la materia, un descuido de la inacción” (Viva Schopenhauer, por otro lado). Y claro, se nos irá de las manos la situación y al carajo con Occidente.

la-peste-negra-medicos-600x309
La Peste Negra, que es lo que sois, mangantes de libros.

Nada, dicho queda. Para aquellos que os interese, el Jueves tendremos otro ejemplar del citado libro. Estará por las esquinas habituales de la librería.

¡Salud!